Buena educación integral
marzo 30, 2021

¿Por qué una buena educación es integral?

La educación integral se basa en el complemento de una buena formación académica — esto quiere decir las habilidades intelectuales, las físicas y artísticas— junto al desarrollo de habilidades para desenvolverse en la vida personal, como serían las habilidades sociales y emocionales, comprendiendo las necesidades de tanto aquellos que nos rodean como las personales. Muchas veces, estas habilidades personales se desarrollan por medio de actividades extracurriculares y espacios cotidianos.

Debido a que este tipo de educación se centra en el desarrollo de las funciones humanas, se preocupa por tres elementos básicos:

·  El conocimiento: la institución educativa debe abarcar los conocimientos con los que una persona culta debe disponer, ya sea para comprender su entorno como para actuar de manera independiente.

·  La conducta: el estudiante por medio de valores, debe desarrollar desde la infancia la estructura y seguridad de controlar sus actos, entenderlos y respetar a aquellas personas que lo rodean.

·  La voluntad: de igual modo el estudiante deberá mantener su conducta y actos de manera apropiada dependiendo del ambiente en el que se encuentre; por lo que debe desarrollar valores como la tolerancia, puntualidad, respeto, amistad, entre otros.

Es importante que cuando se hable de educación integral entendamos que está basada en un diálogo equilibrado entre las emociones, los sentimientos y el desarrollo competitivo de los estudiantes, en donde es importante fomentar el sentido de libertad, curiosidad y responsabilidad en las habilidades que se irán desarrollando, en donde el alumnos ira autorregulando sus conocimientos.